martes, 23 de octubre de 2007

Ha muerto Juan Antonio Cebrián


Hace tiempo que no lo escuchaba, sinceramente, no sabría decir ni siquiera el horario de emisión de su programa, pero hoy cuando Sir Robin me dió la noticia un escalofrío recorrió mi cuerpo y una pena se alojó en mi corazón Rosaventero...me acuerdo de un tiempo, hace ya unos dos años, en el que cada vez que me acostaba, a eso de la una y media de la noche, encendía mi radio-despertador (con números digitales verdes)y su voz me transportaba a los pasajes más épicos de nuestra histotia, a las historias paranormales más acojonantes (esas psicofonías a las tres de la madrugada, por dios, cuando te pillaban medio sobado y no sabías mu bien de dónde venían esos sonidos), y, en general, a un mundo de extrañeza y bizarrez que hacían de él y de su programa lo mejor que ha parido la radio española desde que tengo uso de razón. Recuero su entrada, siempre, día tras día, la misma: "Con todos vosotros, contento y feliz como una lombriz, vuestro amigo y compañero, Juan Antonio Cebrián"...para dar paso a la sintonía del programa, sacada de la banda sonora de "el inglés que subió una colina pero bajó una montaña"...Dios..menuda mierda, con sólo 41 años se nos ha ido el hombre capaz de hacer no sólo interesante, sino apasionante, nuestra historia, nuestros nuevos mitos urbanos y miles de curiosidades más...nunca más buscaré tu voz en el dial cada vez que venga del trabajo a altas horas de la noche, para que me acompañes en el viaje de vuelta a casa aunque me acojonase el pensar que pudieras hablar de la chica de la curva...
Un vídeo de una entrevista al genio, en el que nos cuenta la batalla de las Termópilas...adiós, maestro

2 comentarios:

Petrosky dijo...

Muchas noches escuchándolo, ahora menos pues sólo se emitía las noches de sábado y el domingo (realmente de domingo y lunes).
Cuantas veces me fui a la cama sobado perdido, puse la radio y ya no pude dormir hasta el final del programa.
Me devolvió en cierto modo el gusto por la historia, puesto que su forma de contar las cosas dista mucho de la de la mayoría de nuestros supuestos educadores. Hacía que la historia fuese amena, algo impensable para mí durante muchos años.
Descanse en paz.

Sir Robin dijo...

El último programa de radio decente. A partir de ahora los aficionados a la radio nocturna tendrán que soportar única y exclusivamente las quejas y desvaríos del gremio camioneril y de seguridad. Para lo que queda digo yo que podrían emitir todas las emisoras el mismo programa, que ya que iba a ser igual de chungo por lo menos se ahorraban dinero.