jueves, 25 de octubre de 2007

El manicomio de Mondragón.







Así comienza el libro de Leopoldo María Panero "Poemario del Manicomio de Mondragón", de 1987, en el que estuvo recluído a finales de los años ochenta, cuando su obra comenzaba a ser valorada por la crítica:





En el obscuro jardín del manicomio

los locos maldicen a los hombres
las ratas afloran a la Cloaca Superior
buscando el beso de los Dementes.

Un loco tocado de la maldición del cielo
canta humillado en una esquina
sus canciones hablan de ángeles y cosas
que cuestan la vida al ojo humano
la vida se pudre a sus pies como una rosa

y ya cerca de la tumba, pasa junto a él
una Princesa.


Los ángeles cabalgan a lomos de una tortuga
y el destino de los hombres es arrojar piedras a la rosa.
Mañana morirá otro loco:
de la sangre de sus ojos nadie sino la tumba
sabrá mañana nada.

El loquero sabe del sabor de mi orina
y yo el gusto de sus manos surcando mis mejillas
ello prueba que el destino de las ratas
es semejante al destino de los hombres

6 comentarios:

Beatriz dijo...

¡Qué entrañables los Panero! Supongo que habrás visto El desencanto...
Sobre la encuesta, vaya mierda ¡eh! ¡que no puedo votar! Mi disco favorito de los 90... escogiendo sólo entre disocs de recitales, que sería lo más parecido a los discos que tú listas... sin duda el Italian Songbook de mi chichi
http://www.ceciliabartolionline.com/discography/bilder/cd21.jpg

Cum Gladio dijo...

¿Por qué estaba recluido en el manicomio?

Diancecht dijo...

Por escribir cosas como "obscuro", seguro

Cum Gladio dijo...

Je. Pues ése es un rasgo de locura bastante extendido hasta hace poco.

Diancecht dijo...

Por suerte, se van ganando parcelas de cordura, aún con los tiempos locos que corren.

Anónimo dijo...

Las drogas psiquiátricas destruyen la salud del ser humano .