sábado, 16 de junio de 2007

Y la muerte no tendrá señorío, de Dylan Thomas



Como al señor Zimmerman le han dado el Príncipe de Asturias por ser el faro de una generación (¿cuándo se lo darán a Rocco por ser el falo de otra?), pues un poema de Dylan Thomas...





" Y la muerte no tendrá señorío.

Desnudos los muertos se habrán confundido
con el hombre del viento y la luna poniente;
cuando sus huesos estén roídos y sean polvo los limpios,
tendrán estrellas a sus codos y a sus pies;
aunque se vuelvan locos serán cuerdos,
aunque se hundan en el mar saldrán de nuevo,
aunque los amantes se pierdan quedará el amor;
y la muerte no tendrá señorío.

Y la muerte no tendrá señorío.
Bajo las ondulaciones del mar
los que yacen tendidos no moriran aterrados;
retorciéndose en el potro cuando los nervios ceden,
amarrados a una rueda, aún no se romperán;
la fe en sus manos se partirá en dos,
y los penetrarán los daños unicornes;
rotos todos los cabos ya no crujirán más;
y la muerte no tendrá señorío.

Y la muerte no tendrá señorío.
Aunque las gaviotas no griten más en su oído
ni las olas estallen ruidosas en las costas;
aunque no broten flores donde antes brotaron ni levanten
ya más la cabeza al golpe de la lluvia;
aunque estén locos y muertos como clavos,
las cabezas de los cadaveres martillearan margaritas;
estallarán al sol hasta que el sol estalle,
y la muerte no tendrá señorío. "

1 comentario:

P dijo...

Otro capullo que pasa a engrosar la lista de los artistas reconvertidos a titeres de las clases dirigentes, como tantos otros principes de asturias, sires y demas zarandajas...¿cuando alguno tendra los redaños suficientes para mandar a freir monas al politicucho de turno o al jefedestado en proyecto que quiere hacerse la foto con el? Hay pocas personas con la integridad suficiente como para no aceptar determinados premios (recuerdo algun Nobel rechazado...ahi, con un par!)...quiza sea cierto eso de la erotica del poder...cochino mundo.