martes, 12 de agosto de 2008

The Gorgon, de Terence Ficher (1964)


Y otra de la Hammer...aaaah, benditas vacaciones que le dan a uno tiempo para pararse a media mañana a ver estas delicatessen...En este caso, el asunto va de la mitología clásica, como su propio nombre indica, pasado por el tamiz del esoterismo decimonónico y las teorías de la reencarnación.
La historia en sí comienza de sopetón. Se supone que en una especie de castillo de Prusia (debe de ser, por los gorritos puntiagudos de la policía) vive la única de las tres hermanas gorgonas que ha sobrevivido al temible paso del tiempo, de nombre Megara. Allí campa a sus anchas sembrando de cadáveres pétreos el vecindario, siempre apareciendo en noches de Luna Llena (obsérvese el batiburrillo) . El ambiente gótico hammeriano está plenamente conseguido, con esos fuertes contrastes de color, esa sangre como muy roja -aunque escasa- y todos los escenarios atrezadisimos y polvorientos, siendo ésta atmósfera la baza fuerte de la pelicula, junto con las interpretaciones de los dos grandes fieras la productora británica, Peter Cushing (con patillas, hace de médico que no quiere reconocer la verosimilitud del mito, más que nada por amor, como vereis -quien la vea, claro-), y el gran Christopher Lee, que en esta ocasión lleva un pelucón que es lo que más miedo mete de todo el pifostio, aunque he de decir que tarda mucho en salir.
A todo ésto, y hablando de las Gorgonas, comentar que el otro día me enteré de que no eran muchachas feúchas y que daba miedo verlas, como se suele representar en la iconografía moderna, sino que, por ejemplo, Medusa -la más famosa de las tres hermanas-, en ciertas fuentes mitológicas, es descrita como una mujer bellísima, a la cual Atenea, por celos, maldijo con llevar serpientes en la cabeza y petrificar con la mirada a todo aquel que intensase mirarla. Todo éste aspecto de la Gorgona como mujer-demonio, como femme fatale o como símbolo de la mujer cuya belleza hacía sucumbir al hombre en la muerte y el dolor, tan de gusto decimonónico y fin de siecle queda bastante desvaído en la película, aunque algún retazo se puede observar en la figura de la pelirroja Barbara Shelley, screamqueen que repetiría en varias pelis de la Hammer, como "Drácula", "Rasputín" o "Quatermass and the Pit".Además, es la chica de "El Pueblo de los Malditos", de 1960.
Os dejo el tema principal de la BSO, acompañado de una especie de trailer...seguiremos el ciclo en días sucesivos...

4 comentarios:

El Cachiporrazo dijo...

La prudencia me incita a no leer el segundo párrafo, por la fama de destripador de películos que le precede. Pero al menos congratúlese de que sabe criticar con criterio.


PD: Lo que no he podido evitar leer ha sido su "todo éste aspecto", donde, por enésima vez, hace usted gala de pronomicidio. Veo que su comentario tiene la intención de acentuar algo más que los ánimos.

Dragomira dijo...

No te preocupes que no la destripo demasiado...aunque tampoco es que las de la Hammer sean unas películas cuyo final de un giro inesperado al estilo "Los Otros", ni mucho menos...

Lo del este acentuado es una lacra que creo que a estas alturas puedo achacar a mi teclado, o al gato que pasó por encima de las teclas en ese momento...

El Cachiporrazo dijo...

Debería darle vergüenza. Achacar sus lacras al gato ese viejo y castrado que tiene, que el pobre no puede ni con su alma...

En fin, he leído su crítica, pero de cualquier forma me parece mucho mejor la obra de la anterior entrada.

Hayden dijo...

No he visto esa película.
La "carátula" no me llama demasiado.
Si fuese un juego de PC, no me lo compraría con semejante carátula...

Además, una Gorgona......¿no crees que esos temas son un poco antiguos?..
Como 2000 o 3000 años....