martes, 6 de noviembre de 2012

Una noche toledana

Yo no sé lo que me pasa en Noviembre, pero siempre, siempre, todos los años, me pongo enfermo. Será porque cojo frío, será por lo que sea, pero no hay mes de Noviembre que no me tenga que pasar un par de días en cama. Bueno, realmente nunca me los he podido pasar, arrastrado como iba por los caminos de Dios estos últimos cuatro años. Pero este año sí. Este noviembre le plantaré cara a los virus, a los mocos y a la fiebre y pienso quedarme en casa por lo menos dos días, hasta que se me pase. Dos días en cama leyendo o viendo películas, me da igual. Pero dos días de calma y asueto. Y cómo los voy a agradecer. Esta noche ha sido interminable, más que nada porque tengo asma, y no tenía Rilast, el respirador que hace que la Banda de Gaitas que se me coloca en los pulmones cese de sonar. Pues esta noche no tenía tal ayuda, y como tampoco tenía acceso al coche, pues no he podido ir a ninguna farmacia. Resultado: toda la noche intentando dormir con Carlos Núñez tocando en mis bronquios. Y así, señores, no se puede dormir. Así que hoy me he levantado, me han llevado a la farmacia como a un abuelete, y por fin pude tomar mi dosis anti-gaitas. Ahora ya puedo pasarme el día tirado recuperándome de la noche toledana. 

4 comentarios:

Spider from Mars dijo...

Tito piensa que es mejor una banda de gaitas que una de tunos. Eso sí que sería mortal de necesidad!! XD

Dragomira dijo...

Bueno, espero pasar mejor noche hoy...por lo pronto, todo el día en cama!

Diancecht dijo...

Mira a ver si Baltar te lleva de gira ...

Dragomira dijo...

En eso estamos, no te creas....