lunes, 22 de septiembre de 2008

Magritte en concierto.


He de decir que no soy un fiel seguidor de los grupos musicales de mi ciudad. Nombres como Merlyn, Praps, Mitocondrias y otros muchos me suenan más de conversaciones en torno a la mesa de un bar que de haberlos escuchado realmente en concierto...aunque creo que una vez, hace unos diez años, acudí a uno que daban en la plaza mayor, bajo una lluvia torrencial y siendo Sergio Pazos el maestro de ceremonias...épocas del taller de música y esas cosas. Pero como dije, me suenan más de oídas que de oirlos. Soy, por lo tanto, una persona no muy fiable para saber si un grupo que empieza es bueno o deja de serlo. Es decir, si buscan una opinión realmente fiable, dejen de leer.




¿Siguen?...bien, pues lo que les digo, amiguetes, es que hace poco más o menos dos semanas fui a ver el debut de un grupo de la ciudad llamado Magritte, cuyo blog adorna desde hace algún tiempo la columna de blogs amigos de este blog que es también el de todos ustedes sin-los-que-no-sería-posible-y-bla-bla-bla...Pues nada, que allí estábamos en la Gorida Marxista de la Plaza del Corregidor esperando a que empezase, con una mezcla de nervios y calor...el ambiente era espectante y muchas caras conocidas se dejaban ver detrás de sus cañas. Comienza el espectáculo. Yo conocía las letras, por haber estado ya varias veces en su Myspace, pero !oh sorpresa!, las habían cambiado al gallego. Yo seguí en mis trece y las canté como las sabía, es dicir, en el idioma de Chiquito, aun a sabiendas de que podía ser tomado por un integrista de esos de "Galicia Bilingüe", fan de Federico J. Losantos o oriundo de Huesca es decir Oscense. 
El caso, que disfruté como un enano, así como todos los que con un servidor acudieron al evento...José Lameiras, impresionante a la batería, allí metido en su recuncho (el local era pequeño, no es que fuese timido), los guitarras ofreciendo calidad y buen gusto, Josito Porto, cantante y bajista, además de showman total con una rude attitude demostrando que que aún quedan machos en el rock and roll (y créanme, parecer macho con unos pantalones de cuero, hoy por hoy, no es nada fácil). Por último, Nate Borrajo, en su debut como cantante -ella es actriz de Sarabela Teatro-, introdujo el toque de glamour de todo el asunto, hizo las delicias del respetable con su voz perolada,mirada a lo Johnny Rotten (sólo a veces, pero buenísima) y sus tablas en los escenarios. Un grupo a tener en cuenta. ¿De  sus canciones?...Me quedo con "El Alpinista", "Un minuto más", cantada por Josito,  y por supuesto..."Varsovia", que fue aclamada para que se repitiera una vez acabado todo el asunto.
Seguiremos informando sobre el destino de estos cinco...

10 comentarios:

Sol de inverno dijo...

Devuélveme mi cerebro o deja de copiarme las ideas...

Dragomira dijo...

Mmmmm....está claro que estuvimos en el mismo concierto, si...

Pero yo publiqué antes...Muhahahahahahahaha...

Spider from Mars dijo...

A pesar del actual ninguneamiento del macho rockero sudoroso en favor de la horda de efebos lampiños y aseados hay que reconocer 3 cosas:

1. Lo clásico siempre permanece (y los pantalones de cuero son el mejor ejemplo, a pesar de que se pochan con solo mirarlos y que provocan sudores varios en el trasero y toda parte del cuerpo que entra en contacto con ellos).
2. Donde hay pelo hay alegría (esto es verdad verdadera incontestable).
3. Lo importante es la ATITÚ, y sino que se lo digan a John Deacon. ¿Qué pobre mortal se atrevería a tocar delante de miles de personas vestido con el uniforme oficial del chiringuito de La Lanzada?

Un bico
Spider of Cydonia

En resumen, nos vemos en el Turco :-)

Risto Mejide dijo...

Ya veo que después de la etapa de ausencias a las que nos tiene acostumbrados, el señor Dragomira, esa persona (y no sé por qué digo persona, será por educación) que vive cara al público pero que no quiere dar su nombre, regresa hablando de sí mismo con esa pompa que siempre le ha caracterizado, camuflándose con toques de humildad tóxica con las que mató de un solo toque a quinientos judíos en Auswitch (sí, Dragomira es una general nazi absuelto en el juicio de Nuremberg, por eso sabe tanto de historia).

Nos dice el lumbrera: "si buscan una opinión realmente fiable, dejen de leer". Pero vamos a ver, alma cándida, ¿realmente crees que los lectores de tu blog venimos aquí para buscar OPINIONES FIABLES? Me da la risa marisa. Después de la trayectoria que llevas, a lo único que puedes aspirar es a seguir soltando tus paridas en público en algún programucho de segunda de la TVG.

Tus opiniones las leemos para reírnos, no lo olvides. De lo único que nos fiamos es de que nunca leeremos nada competente.

Dragomira dijo...

Ejem ejem...todos tenemos un pasado, y si el de un servidor pasa por Dachau es cosa únicamente mía...

Lo de la TVG me ha conmovido ciertamente...mi vergüenza hace tiempo que reposa entre los restos de mis calcetines sudados, por lo que podría perfectamente aparecer en la TeleGaita haciendo cualquier parida.

Eso si.

En años serían programas de culto.

"The Leff" dijo...

Ya que se habla tanto del tema, yo (y seguro que alguno más) me pregunto:

¿hasta qué punto fue capaz el señor bajista de quitarse esos pantalones tras el concierto?
¿hicieron falta varias personas para tal hazaña?

Quizás unas tijeras acabaron con tan ardua tarea.

El Cachiporrazo dijo...

DRAGOMIRA WARS. Episode I: La escapada fantasma.


En su fortaleza inexpunable del planeta de Coutonia, cuadrante sideral del Imperio Orensánico, el joven Cachiporréider se halla sumido en la conmoción. Mañana, jornada del Sabbat, la Flota Estelar comandada por el teniente Títox tendrá la amabilidad de llevarlo a su nueva guarida en S-Antiajo, capital de la Federación de Pueblos Galáicticos, donde iniciará una nueva vida dedicada al estudio de galaxias remotas en la Filofacultad de la Muerte.

Durante las dos jornadas de descanso que nos esperan, asisteremos a los espectáculos interestelares y tomaremos contacto con los habitantes del planeta s-antiajés, para posteriormente iniciar una semana en la que Cachiporréider experimentará las sensaciones del lado universitario de la Fuerza.

Mientras, como un eco filtrado a través de los entresijos eléctricos de nuestros electrónicos oídos, desde Coutonia hasta Barrocania se puede oír este rumor:

-¡Qué ilu!... ¡Qué ilu!...

Jaime Cantizano dijo...

Mañana sacaremos en titulares el fallecimiento de Dragomira por un crecimiento desmesurado de las hormonas antiblogueras.

María Patiño dijo...

¡Pero tiene hijos bastardos todavía vivos!

El Lute dijo...

Yo me río (de Janeiro) y me pregunto... ¿Dragomira estará escapado de verdad?